Blog educativo dedicado a compartir material didáctico y Pedagógico para la Comunidad Educativa Salvadoreña y Latinoamericana en general

jueves, 6 de febrero de 2014

Posted by Profe Obed on 9:37:00 in , | No comments
 Hoy es un día excepcional. Es 29 de febrero, un día extra, que añadimos cada cuatro años al calendario para ajustarlo con la órbita de la Tierra alrededor del Sol. Estos años que duran 366 días se llaman años bisiestos. 

Aunque parece un día como otro cualquiera, el 29 de febrero es especial: solo tenemos la oportunidad de vivirlo una vez cada cuatro años. Pero, ¿por qué existen los años bisiestos? La presencia de este día extra tiene como objetivo corregir las diferencias en el calendario, ya que en realidad cada año tiene 365 días y 6 horas, y con ello evitar que las fechas astronómicas y cronológicas dejen de coincidir. 


La colocación de los años bisiestos, uno de cada cuatro años, fue implantado por Dionisio 'El Pequeño', un monje de Turquía que en torno al año 200 (d.C) halló la diferencia entre lo que contaba el calendario juliano y la realidad, y por el que si ese desajuste no se corregía, en el plazo de 500 a 600 años el solsticio de verano podría suceder en el solsticio de invierno y viceversa, según explica el investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Manuel Manianes. 


De este modo, ha añadido que el año bisiesto (cuando febrero tiene 29 días en vez de 28) viene a corregir el hecho de que cada año tiene 365 días y 4 horas, que no se contabilizan y que se suman cada cuatro años formando un nuevo día y, por ende, un año de 366 días. 

Así, ha destacado que Dionisio 'El pequeño' observó que para que todas las fechas coincidieran en el tiempo, era preciso que febrero tuviera un día más, para hacer realidad esas seis horas que de más que no se cuentan el resto de los años

     Seguir el ciclo de la naturaleza 

De este modo, Manianes ha señalado que entre las "consecuencias más dramáticas" de no existir el año bisiesto, los seres humanos no podrían seguir el ciclo de la naturaleza, ya que, por ejemplo, la floración de las plantas reventaría en lo que conocemos como verano cronológico. "Si no añadimos a febrero no podríamos controlar ningún fenómeno a través del calendario", ha insistido. 


Además, el hecho de que ese día de más se añada en febrero se debe a que el cómputo que se realiza depende del solsticio de invierno y de la distancia de la luna respecto a la Tierra. 

El experto asegura que el año bisiesto "arregló los desperfectos que había" y ha añadido que aún así quedan unas pequeñas diferencias que, en un año o lustro no se aprecian, pero que se notan a largo plazo. De hecho, ha apuntado que los científicos corrigen y regulan estas décimas de segundo tanto en los relojes como en los calendarios. 



0 comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Buscador